Gestión de activos
Aportando valor añadido a la gestión de activos

Nos encontramos ante una gran oportunidad: revertir la crisis del agua en los países que más lo necesitan.

Para ello aportamos toda nuestra experiencia y nuestra propia tecnología a territorios desatendidos. La aproximación integral al problema, con la provisión de una solución financiera y capacidad técnica y de gestión, nos hace llegar muy lejos y, a la vez, nos permite estar muy cerca.

Creemos que la coparticipación y la gestión de activos por parte del sector privado es algo esencial y que debe actuar como eje movilizador de proyectos y recursos financieros disponibles. En la coyuntura actual, hay voluntad de los gobiernos y provisión de fondos públicos para invertir en infraestructuras hidráulicas con el fin de equilibrar la disponibilidad y la demanda de agua y mejorar su acceso y saneamiento.

Ante cada necesidad, una propuesta sólida y sostenible.

Mapa

Acuster Gestión de activos
Evaluación de necesidades
Definición del proyecto
Organización de la financiación
Trabajo en asociación
Transferencia de conocimiento
Compromiso con las comunidades
Operaciones y mantenimiento
Concesiones

Evaluación de necesidades

Ante una necesidad evidente, pero a menudo muy poco estructurada, ayudamos a las organizaciones a definir sus planes estratégicos y sus planes de acción de acuerdo con las prioridades. También sugerimos mejoras organizativas y la asignación de recursos.

Este proceso previo de evaluación de necesidades es determinante y consta de diferentes pasos.

Exploración. Estructuramos las necesidades e identificamos de forma concreta cuál es el objetivo del proyecto y qué hace falta para conseguirlo, es decir, dónde se está y dónde se quiere estar.

Análisis de datos. Recogemos toda la información posible para estructurar los planes de acción, recurriendo a datos internos de la organización o a datos externos mediante técnicas de investigación de mercado. Una vez recopilados, los organizamos y valoramos.

Implementación. Utilizamos los datos analizados para crear un plan de acción en el que se detallan los proyectos por acometer en un determinado horizonte temporal. Establecemos prioridades y evaluamos todas las soluciones, analizando el costo-beneficio de cada una de ellas hasta dar con la mejor opción.

Definición del proyecto

La presentación del proyecto es un factor clave en todo el proceso. Ofrecemos nuestra experiencia para concretar una propuesta factible técnicamente y viable financieramente, que pueda encajar con los distintos implicados. Para ello debe incluir:

Información completa y concisa. Nuestra propuesta responde siempre a todo lo que el financiador quiera saber (objetivos, beneficiarios, cronograma, recursos requeridos, etc.) y a la vez le resulta accesible, es decir, breve y directa. Argumentamos con fundamento, anexando a la propuesta documentación complementaria, para evitar errores o informaciones contradictorias.

Enfoque personalizado. Nuestra presentación siempre se adapta al financiador específico al que va dirigida. Nos familiarizamos con sus prioridades, objetivos, visión y posibles condiciones impuestas por su parte.

Trayectoria y credibilidad. Incorporamos a la propuesta un argumentario sobre la capacidad de la organización para gestionar o implementar el proyecto, así como sus antecedentes, descripción general, experiencia, puntos fuertes y ejemplos de emprendimientos exitosos similares.

Planes de factibilidad y sostenibilidad. Nuestra propuesta garantiza que las actividades e intervenciones continuarán una vez que termine el financiamiento y que el proyecto será viable y sostenible a corto, medio y largo plazo.

Organización de la financiación

La principal barrera para la construcción de una nueva infraestructura de agua es la financiación. Como especialistas en financiamiento de proyectos, nuestro plan de acción incluye siempre una estrategia financiera sólida, una propuesta comercial clara y una previsión de diferentes escenarios.

Tenemos a disposición una extensa red de inversores y conocemos las particularidades de cada uno de ellos para dar con el que mejor se ajuste al proyecto. Esto nos permite proporcionar el paquete financiero óptimo, lo que convierte nuestras aspiraciones en hechos.

Proponemos soluciones financieras adaptadas a los países en vías de desarrollo a los que nos dirigimos, a proyectos de infraestructura de agua de cualquier tamaño y todas sus fases de ejecución: diseño, construcción u operación y mantenimiento.

Nuestra larga experiencia en el campo del agua y el uso de nuestra propia tecnología, de calidad técnica indiscutible, nos hacen muy accesibles a todo tipo de corporaciones financieras.

También nuestro compromiso con el cumplimiento de los estándares ambientales y sociales cada vez más exigidos y más exigentes por parte de gobiernos y prestadores comerciales.

Trabajo en asociación

Promover relaciones profesionales y comerciales siempre nos hace llegar más lejos. Ante un proyecto de gran envergadura, tejemos alianzas con individuos, agencias, compañías e instituciones que compartan un propósito general y objetivos específicos.

Nos gusta crear proyectos abiertos a la participación y llegar a acuerdos de colaboración público-privada, imprescindibles en la búsqueda del impacto real en países o regiones en vías de desarrollo.

Asociarse permite compartir recursos, conocer mejor un territorio y sus procedimientos, sumar conocimientos técnicos especializados, acceder a nuevos contactos y obtener financiación adicional. Inspira nuevas y grandes ideas y abre nuevos caminos llenos de oportunidades. Con este objetivo involucramos a nuestros asociados durante todo el proceso.

Nuestra larga experiencia en alianzas comerciales se basa en la claridad, la apertura, la confianza, los objetivos y valores compartidos, la comunicación regular entre socios y la clara definición de responsabilidades. Todo ello permite que, con el tiempo, estos métodos conjuntos de trabajo se vayan fortaleciendo y cada vez tome más valor la aportación de cada una de las partes.

Transferencia de conocimiento

Los problemas de gestión del agua afectan a todos los países y de manera extrema a los más frágiles. La colaboración internacional ayuda a identificar nuevas formas de lidiar con estas dificultades.

La transferencia de conocimiento en la gestión e implementación de proyectos de infraestructuras de agua en países en vías de desarrollo no es una opción sino un deber para nosotros.

Para conseguir este objetivo, implicamos a todos los agentes participantes: ejecutores, asesores, inversores, empresas públicas y privadas, autoridades e instituciones, entidades financieras, embajadas, organizaciones no gubernamentales o centros de formación.

Todos estos actores tienden a la diversidad sociocultural y a antecedentes profesionales y organizacionales distintos que implican a menudo dificultades para entenderse. De ahí la necesidad de reforzar la comunicación y el aprendizaje.

Los profesionales externos pueden proporcionar conocimientos generales en forma de conceptos o métodos, mientras que los del país beneficiario pueden aportar competencias sobre prácticas específicas en su territorio.

Transferir conocimiento es esencial para que ese país pueda llegar a ser autónomo en la gestión de la infraestructura realizada y promover la capacidad técnica de su población para un futuro con más oportunidades laborales.

Compromiso con las comunidades

La opinión pública cada vez es más sensible a las grandes infraestructuras por razones ambientales y de sostenibilidad. Se trata de una presión sin duda positiva que nos ayuda a ser cada día mejores y a la que damos respuesta con instrumentos de participación comunitaria.

Acercamos los proyectos a la sociedad y nos ganamos su confianza. Para ello es cada vez más importante añadir profesionales con conocimientos sociales y de humanidades a los grandes equipos de ingeniería. Esta suma de competencias nos permite abordar problemas de relevancia para las comunidades a fin de transformarlos en mejoras y beneficios para ellas.

Todos estos aspectos quedan reflejados en la presentación del proyecto, para llegar mucho más allá de la propuesta técnica y abarcar también el contexto social y ambiental de la nueva infraestructura, así como medidas para asegurar el respaldo de la comunidad.

El reto final es conducir un determinado proyecto hacia un equilibrio entre el desarrollo económico, el respeto al medio ambiente y la opinión pública y su diversidad.

Operaciones y mantenimiento

Las infraestructuras hidráulicas requieren inspecciones periódicas que garanticen su confiabilidad y la calidad del suministro del agua.

El control de las redes de distribución y de las infraestructuras y equipamientos hidráulicos son cruciales para garantizar la confiabilidad y la calidad del suministro.

Para hacerlo posible, asumimos las tareas de operación y mantenimiento de todos los componentes mediante una planificación e implementación adecuadas.

La operación se refiere a todos aquellos procedimientos rutinarios y pautas operativas que garantizan el buen funcionamiento y la eficiencia del sistema de suministro de agua. Estas actividades son realizadas por técnicos e ingenieros, responsables de controlar las funciones de todos los equipos e instalaciones.

Por su parte, el mantenimiento aborda dos tipos de intervenciones:

Preventivas: son acciones planificadas para evitar averías y reparaciones costosas. Incluyen el mantenimiento del equipo, el control del desgaste, la limpieza y el engrase de las partes indicadas y el reemplazo de piezas con vida útil limitada.

Correctivas: se producen cuando algún componente falla y el equipo deja de funcionar.

De este modo podemos asegurar un sistema eficiente, efectivo y sostenible.

Concesiones

Como compañía dedicada al ciclo integral del agua y al medio ambiente, la cercanía al territorio es fundamental para mejorar la calidad de vida de las personas. Por este motivo, confiamos la ejecución y explotación de infraestructuras en régimen de concesión a equipos con enfoque global pero a la vez plenamente adaptados a las necesidades y peculiaridades locales.

Asumimos con gran responsabilidad el reto de proporcionar un servicio tan esencial para la población como es el abastecimiento de agua. Es nuestro deber cuidar del buen orden y calidad de la obra y de su uso, siempre bajo las condiciones y plazos establecidos por la administración pública o la empresa privada que otorga el derecho de explotación.

Asimismo, ponemos todas las facilidades para una buena coordinación con otros servicios esenciales de la red nacional del país y garantizamos la máxima protección del dominio público a nuestro cuidado.

Conozca nuestras marcas relacionadas